¿Por qué nunca debería dejar de hacer música?

Porque aunque parezca increíble, la música me ha enseñado a dibujar más que el dibujo.
La música es un arte metódica, muy estructurada, requiere de la máxima concentración, tanto en los ensayos previos a la puesta en escena como durante la actuación. En el dibujo y en la pintura sucede lo mismo. Son disciplinas que requieren el mismo grado de entrega, paciencia y comprensión.

1. Producción

Cuando un grupo de música, o un solista se dispone a grabar sus canciones, lo más sensato es seguir un orden muy riguroso. Y se hace siguiendo el siguiente procedimiento:

1. Batería (Es la base sobre la que irán los demás instrumentos)
2. Bajo (Sirve como base rítmica y melódica para el resto de instrumentos)
3. Guitarras y teclados (Enriquecen y armonizan el conjunto)
4. Voz (Cuenta una historia)

Deduje que en dibujo existe un proceso paralelo que consiste en:
1. Encaje (Es la base sobre la que irán los demás elementos)
2. Claroscuro (Sombras y luces para señalar el volumen)
3. Color (Enriquecen y armonizan el conjunto)
4. Hisotria. (¿Qué cuenta el dibujo?)

De hecho, en el proceso de realización de un cómic, existe una profesión para cada fase del proceso:
1. El dibujante, que encaja el dibujo.
2. El entintador, que saca las luces y las sombras con la tinta.
3. El colorista, que mete color a la escena.
4. Y el guionista, que cuenta una historia.

Siguiendo esta observación, podemos decir que crear consiste en establecer una base sobre la que construir algo enriquecedor con el fin de contar algo.

2. Registro tonal

Evidentemente, hay muchos más matices:

Una canción que abarca todo el registro (Tonos graves, medios y agudos), tiene más variedad que una canción desnuda en la que interviene únicamente la melodía.

En dibujo sucede lo mismo, cuanto mayor es el abanico entre tonos negros y blancos, mayor serán los matices de la obra.

Y en pintura ,o en el cómic, si la paleta de colores utilizada es amplia y los colores se conjugan de manera armoniosa, la obra será más completa.

3. Composición

En cuanto a la composición, una estructura mínima de una canción sería la siguiente:

1. Estrofa
3. Estribillo
4. Estrofa 2
5. Estribillo

En cambio, la estructura mínima de una composición gráfica no viene determinada por estrofas y estribillos. Esto es porque las estrofas y los estribillos solo aparecen cuando se desarrollan a lo largo del tiempo.

Una imagen fija no puede incorporar el valor temporal, tampoco incorporan estribillos, actos ni estrofas, por eso se estructuran teniendo en cuenta la ubicación en el espacio.
Hablamos entonces de "planos", que definen la estructura de una composición gráfica y dependen de su proximidad o lejanía con el espectador, de la perspectiva, y suelen ser tres. Yo los llamaría: Aquí, ahí y allí.

En cambio, tanto en la literatura como en el cómic, el tiempo es un elemento crucial para estructurar la obra. La disposición de las palabras o de las viñetas pueden darnos una estructura firme para saber por dónde vamos a movernos, y suele funcionar siempre la fórmula de: primer acto, segundo acto y tercer acto.


4. Intensidad

Puedo medir la intensidad de un trazo. Si la intensidad es fuerte, el trazo será más oscuro, si es más claro, hablaremos de un trazo suave. ¿Aprieto mucho el lápiz? ¿Doy degradados suaves?

5. Velocidad

Puedo medir la velocidad a la que estoy dinujando, ¿es un tempo de 120 bpm? ¿Es de 100? Es decir... ¿Cuántos trazos doy por minuto? Pocos dibujantes se van a poner a medir eso. Pero sin duda, la velocidadinfluye en el resultado final.

En el cómic el ritmo se mide con el número de viñetas. Si hay tres viñetas y en las tres aprecen sentados los personajes sin decir nada y un pájaro atraviesa la escena, es un ritmo lento. Si en 4 viñetas un soldado ha matado a un ejército entero a puñetazos, entonces la velocidad es rápida.

6. Ritmo y armonía

La armonía y el ritmo son conceptos que comparten ambas disciplinas. Existen libros de música que dedican largas explicaciones a lo que significa cada concepto, y una concepción clásica de la música podría ser la combinación ordenada de melodía, ritmo y armonía. Lo mismo sucede con el dibujo, la pintura o la fotografía. Aparecen conceptos compartidos que permiten ampliar nuestra visión del mundo y aportar algo bueno al mundo.

****

Estoy convencido de que podría seguir aumentando los conceptos, solo sería cuestión de tiempo. Y viéndolo fríamente, uno podría interpretar que esta exposición no es más que una relación lingüistica entre diferentes doctrinas. No quisiera verlo así. Más allá del lenguaje, del paralelismo que encuentro entre los procesos creativos, existe también un componente inefable al arte. Podría llamarse la magia de la evasión, por usar alguna expresión que se acercara... La pintura te da el paisaje ya hecho, la música te permite generar paisajes imaginarios a través de la combinación de sonidos. Y ahí hay magia. Podría seguir hablando sobre esto, creo que podría incluso escribir un libro al respecto, pero de momento me basta apuntarlo como una idea que podría servir más adelante, o podría quedar en el olvido, como tantas otras.

En conclusión, como ya dije al principio: "La música me ha enseñado a dibujar más que el dibujo".

Soy consciente de que todas estas consideraciones que tengo a la hora de dibujar o pintar no las habría tenido en cuenta si no hubiera dedicado gran parte de mi tiempo a comprender los mecanismos que hacen que la música genere en mí todos los estados de ánimo posibles. Y además de mostrar mi visión personal del mundo, provocar diferentes estados de ánimo en el espectador también es un objetivo prioritario en mi trabajo.

Por esto, y seguramente por más cosas, no dejaré de hacer música.

Saludos!

Luimmi