Para conocer la esencia de un lugar, de una persona, puedes hacer dos cosas, inmiscuirte en los recovecos escondidos para contemplar con la serenidad de un ente invisible las marcas que ha dejado su historia más íntima, o alejarte y tomar distancia para aclarar con agudeza las causas que esa historia dejó en su comportamiento.