Para sentir la esencia de algo puedes hacer dos cosas, asistir a los recovecos escondidos y contemplar desde ahí las marcas que ha dejado su historia más íntima, o tomar distancia para aclarar las causas de esa historia. También puedes hacer las dos cosas.