RUMANÍA 2016

Cuando lleguamos a Rumanía con la intención de pasar unos días allí, descubrimos una pátina dolorosa que recubría la esencia del país. Nos enganchó de tal manera que todavía hoy seguimos investigando sobre sus tradiciones, su personalidad y su historia. Ralf-Peter Martin explica muy bien que es uno de los pocos países "en los que el sentido de la historia, el saber por qué algo es como es, se muestra de un modo tan intenso, donde diferentes confesiones, diferentes naciones deben convivir."

Si vais en navidades, tendréis oportunidad de perderos entre sus luces que iluminan las pieles resquebrajadas de las paredes. Es una experiencia fascinante la de levantarte por la mañana y ver todo el suelo nevado, y después de ver las huellas en la nieve de perros y dueños, poder volver de noche a casa y cruzarte con ancianas, con bicis que alguien dejó en el abandono. Todo bañado de un aire muy... Rumano. No es fácil de explicar. Por eso pongo fotos.

La ruta que seguimos fue: Bucarest, Sibiu, Sighisoara, Brasov... Seguiré hablando de este viaje en cuanto encuentre un hueco.