¡ESTRENO ÁLBUM!

Esta que veis aquí es la carátula de primer disco de estudio que he hecho.

Me hizo mucha ilusión escucharlo ya acabado. Tanto es así que ya me había puesto los cascos por tercera vez cuando me senté en el sofá y miré a mi perrilla Thai. Hay una extraña conexión entre los dos que hay veces que me sorprende incluso a mí. El caso es que se quedó inmóvil, como hipnotizada mirando el infinito a través de la ventana. Todos esos sonidos que generaban tensiones y después se relajaban de alguna manera estaban afectando en el comportamiento inquieto de Thai. Durante un tiempo me dio la sensación de que ninguno de los dos estábamos en casa, estaba nuestro cuerpo, sí, pero la música nos había transportado a un sitio que estaba más allá de lo que pueda describir aquí ahora. No dudé en sacar una foto con el teléfono móvil, y al verla, inmediatamente me di cuenta de que esa tenía que ser la carátula del disco. 

Me ha llevado mucho tiempo componer las ocho canciones que vienen dentro, aunque quería deshonesto omitir que cinco de ellas (Jazz at Home, Hummingbird, Sometimes,  All my Troubles y  Hamelin) fueron creadas con Carlos Sandúa cuando íbamos juntos a la Universidad. Carlos es el actual director de Radio Clásica, y son canciones que han pasado por el filtro de uno de los más entendidos de música en España, así que no tengo miedo al garantizar que la calidad de las composiciones es exquisita.

Pero ojalá este disco hubiera sido solo componer. Además de componer esas ocho canciones hay también que incorporar letras, pensar bases de batería, las líneas del bajo, buscar sintetizadores psicodélicos, interpretar de manera auténtica, conseguir que la voz empaste con todo... De verdad, no sabéis la cantidad de instrumentos que he probado para dar con el sonido que quería. Si quería demostrar profesionalidad, no podía hacerlo de otra manera.Deseaba producir un álbum con el sonido de las mejores guitarras, y como si la vida te pusiera las cosas en la vida cuando las necesitas, justo apareció mi compañero de colegio Escri ofreciendo esto:

Foto de Esther Galván que muestra el equipo de la Chulona Estudio, donde grabé el LP. 

Foto de Esther Galván que muestra el equipo de la Chulona Estudio, donde grabé el LP. 

Gracias Escri. 

Hay que repetir las tomas una y otra vez hasta que queden perfectas, y lógicamente tuve que ensayarlas previamente para no perder tiempo en el estudio. Las playas vacías que encontramos ese verano en Google Maps me permitieron gritar sin llamar demasiado la atención.

Una vez tuve todas las pistas grabadas fue necesario mezclar los sonidos y masterizarlos, y eso tampoco fue fácil. Realmente no he sido consciente del trabajo que lleva grabar un disco hasta que lo he hecho. Y podríamos pensar que la historia acaba aquí, pero es aquí donde empieza. Luego viene lo más difícil. ¿Cómo llamo al disco? ¿Cómo hago para que la gente lo escuche? ¿Cómo voy a interpretarlo?

La verdad es que no tengo una respuesta clara para estar últimas cuestiones. Al principio pensé que "The Dirty Wheels of Luito on a Nasty Road" sería una buena opción, porque de cualquier manera nadie iba a recordar el nombre. Pero luego vi que llamarlo "Luito da Fez" tampoco estaría mal. Comparte ese carácter caótico y catártico de la novela Savia, y además está grabado en la misma etapa en la que publiqué la novela. 

Quise también que la gente escuchara primero algunas canciones viendo un videoclip a la vez que sonaba una canción. Lo bueno que tienen los bancos de imágenes libres de derechos es que te permiten usar los vídeos gratuitamente, lo malo es que son secuencias muy limitadas, tanto en cantidad como en duración. Pero bueno, usando el ingenio conseguí salir del paso. Si hubiera tenido que grabar cada plano, o si hubiera tenido que alquilar el dron que aparece en la primera secuencia y si además hubiera tenido que contratar a un editor de vídeo, entonces este videoclip existiría dentro de tres o cuatro años...

¡ESTRENO VIDEOCLIP!

La idea era contar algo surrealista, y mi primer impulso fue hacer una especie de collage de imágenes bonitas, sin más. Después me di cuenta de que la belleza de las imágenes sin un hilo conductor que las sostenga sobre un relato coherente no tienen prácticamente ningún interés. Decidí entonces recolocarlas de tal manera que contaran algo, y en este caso cuentan la historia de una vida, así, en general. Con sus emociones vinculadas al formar parte de un universo infinito, con las alegrías que experimentamos en los actos de creación, con la emoción del nacimiento de un hijo, los temores de la llegada de algo nuevo y la capacidad que hay en nosotros para poder expresar todo ello a través de la música, conociendo a nuevas personas, viajando, haciéndonos viejos. De eso habla este tema y de eso hablar este videoclip. Al menos para mí. 

Pero claro, quedan otras 7 canciones que no sé cómo voy a presentarlas. Tendré que seguir trabajando para ver qué es lo más adecuado. 

 

LO QUE CONCLUYO

Cuando veo el disco con cierta distancia (como si no fuera yo el que lo he hecho), me viene a la mente la idea de que estamos en una época maravillosa.

El sonido es el de un grupo psicodélico de los años 70, y lo he conseguido sin contar con grandes presupuestos (me he gastado un total de 600 € en total. No tengo representantes ni grupo que me acompañe, tampoco me sigue una masa de gente vitoreándome o abucheándome, y de momento eso es algo esperanzador. 

Acabo de demostrar que puedo hacer un disco en mi casa y expresar todo lo que quiero sin perder mucho tiempo, sin preocuparme de si las ventas generan más o menos ingresos, no me preocupa demasiado si gusta o no a la gente, y además el sonido creo que está bastante pulido y decente. Ahora, que le guste a la gente o no eso ya no depende de mí. Lo que sí depende de mí es descubrir que el concepto "John Dove, I cook it, I eat it", o lo que es lo mismo: "Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como", por fin tiene un sentido práctico (Y que sepáis que John Dove es el productor de la serie de CSI:NY).

Lo importante es divertirse y pasárselo bien, trabajar, llegar hasta el final a ver qué pasa, y después de todo, uno al menos ve que está aprendiendo cosas. Todo lo demás es accesorio, creo que solo el aprendizaje merece la pena. Y la satisfacción que da hacer lo que a uno le da la gana no se puede comparar con nada. Ahora estamos en una época en la que no existen límites para desarrollar la creatividad, y la creatividad es la mayor habilidad del pensamiento y la única capaz de diseñar el futuro. 

Cuando suba el disco a Spotify o algo así ya pondré el link. De momento, click aquí