Savia (2016-2018?)

 

"Savia" narra la historia de Alberto, un ingeniero agrónomo que se topa con un hallazgo revelador durante su investigación doctoral. Gracias a él accederá a su oscuro mundo interior lleno de imágenes surrealistas de las que tendrá que liberarse para acceder a su luz interior, a su verdadera esencia.

Aunque es una historia con tintes románticos, está cargada de referencias explícitas a la cultura pop. Esta tendencia pop cada vez me atrae más porque, si bien era vista por los críticos más exigente de otras décadas con una actitud de arrogancia y desprecio, creo que en estos días está teniendo una acogida más cálida por parte del público y la crítica. Es cierto que en algunos círculos intelectuales todavía sigue siendo un tema tabú, pero basta con ver los últimos reconocimientos más notables en el mundo de las artes para verlo con más claridad. El Nobel a Dylan es un uno de ellos. El pop ya no es un recurso estilístico, es una realidad; y el cómic, un formato accesible a las generaciones nuevas. Si a un joven le das a elegir entre una novela escrita y una novela gráfica, por lo general, elegirá la segunda opción. He descubierto con el paso del tiempo que el formato novelesco está tocando fondo no solo en los jóvenes, en todos nosotros. Tuvo su auge y su máximo apogeo a medidados del S. XIX, y el S. XX le dio la bienvenida al cine para ponerlo en el podio. Mi opinión es que nuestro siglo ha abierto ya la puerta a la novela gráfica y hay que recibirla con agrado. Entre otras cosas, porque podemos beber de ambos formatos, literatura y cine, y nutrirnos de ellos para crear un arte completo y profundo. Considero que en el lenguaje del cómic todavía están por explorar muchos de sus resursos estilísticos, hay mucho por hacer y decir, y por eso me vuelco tan decididamente en este proyecto.

Savia, inicialmente era una novela. Más de doscientas páginas escritas con esmero y dedicación, revisadas y releídas, corregidas durante años. Le daba el texto a mis amigos y conocidos, pero nunca tenían tiempo para leerlo. Decidí entonces enviarlo a una editorial para que lo publicara, en cuanto leyeron la historia me dijeron que estaría bien que cambiara el final, y si lo hacía, entonces publicarían la novela. Me resistí al cambio, pero finalmente conseguí meter un final alternativo que no me disgustaba demasiado. Cuando volí a enviar el texto, me dijeron que la editorial había quebrado. Lo intenté con otras editoriales, pero las dificultades para publicar un libro en aquel entonces eran inmensas, cuando me dijeron: "Luismi, la gente en España no lee. A menos que seas famoso, no te van a leer.", dejé de insistir. Me tomé la anécdota como una señal que me pedía paciencia, y ahora que han pasado ocho años, creo que ha llegado el momento. La estoy adaptando a este formato visual y me voy dando cuenta de que es así como debo contar la historia. Ya no solo porque en el contexto cultural y social me lo pide, sino porque los dibujos de las viñetas ayudan a que tengamos presente en todo momento que la historia de Savia habla sobre la fuerza de las imágenes. Imágenes poderosas que una vez han conseguido anclarse en nuestra memoria, tienen en peligro de provocar tristezas de otro tiempo, alegrías que ya no nos pertenecen y de conformar gran parte de una identidad engañosa. La identidad superficial, la que se ve. 

Y es que el cómic ya no es cómico. Cabe la muerte, el desamor, la soledad, la añoranza, dios, la locura; caben drogas y sexo, sangre. Pero también mariposas y cucarachas con flores, pájaros y gatos, humo de colores y miradas brillantes, con vida.

Sea como fuere, lo que presento aquí en la web, de momento, es el primer capítulo. El objetivo es que veas los avances del proyecto, y si algún día estás interesado en tener el trabajo definitivo, pondré un link para que puedas comprarlo a través de la red.

Muchas gracias por tu interés, seguimos en contacto.