Introducción a la 3ª Evaluación

Aunque cueste, debemos reconocer que en la vida existe una gran cantidad de cosas que no se pueden medir, aspectos que no se pueden evaluar con tanta precisión como todo lo visible: la creatividad, la imaginación, la sensibilidad, el amor, la ira, la ambición, los celos... En definitiva, cualquier entusiasmo o impulso no se presta con facilidad a ser medido. ¿Cómo poner una medida a lo que no puede entenderse a través de la razón? ¿Es ese el motivo por el que debemos eliminarlo del sistema? En realidad, el Arte no tendría ningún sentido si no hablara de nuestras emociones y misterios más profundos.

El hecho de que no sea fácil calificar estos matices esenciales, no es excusa para dejarlos al margen del sistema educativo, más bien al contrario, creo que los debemos incorporar como una motivación que impulse a crear con más entusiasmo.

Si al obedecer a la burocracia aceptamos que estamos evitando todo lo que no se puede medir, tendremos que aceptar también que esa obediencia supone dejar al margen del sistema las cuestiones humanas más profundas.

Por eso creo que hay que trabajar con una propuesta educativa más centrada en lo esencial, que señale la importancia de lo inconmensurable, y creo que una vez señalado, debemos educar en base a ello. 

Comunicarnos en términos de intuición, misterio, sueño, imaginación, ilusión, vitalidad, deseo, sensación o creatividad debería ser lo habitual en la enseñanza del Artes; porque esos impulsos son el verdadero motor que mueve a la sociedad, y aunque la mueva desde un lugar ignorado y recóndito, pasando desapercibido frente a la crueldad y la violencia más llamativas, es mi tarea incidir en los aspectos más positivos de la educación. Valores que ayudan a evolucionar, a dirigir en una dirección concreta, donde el modo de percibir el mundo y el uso adecuado del lenguaje sean nuestra guía.

Para evolucionar como sociedad, lo prescindible es lo que va más allá de las calificaciones (podría sugerir ahora el término de metacalificación). Por este motivo planteo en el bloque de esta tercera evaluación integrar en el aula estos aspectos más profundos y dinámicos.

Así conseguiremos estrechar y mejorar las relaciones personales que nos sensibilizan frente a las injusticias sociales y comprenderemos el mundo de una forma más completa.

Ahora, si nos posicionamos frente a los referentes que la crítica venera como auténticas fuentes de inspiración, tendríamos que ponernos delante de Lorca, fusilado; de Vincent van Gogh, que se suicidó; de John Lennon, asesinado; o de Marvyn Gaye, muerto a manos de su padre; de Arquímedes, asesinado a manos de un soldado romano; o del cantante Tupac, tiroteado en su automóvil…

Estas muertes, reflejo de personalidades que seguían a ciegas las motivaciones más internas, y son anecdóticas frente a la cantidad de inspiración que han sido capaces de insuflar al mundo. Son esas vidas las que nos deben servir de referente, no por sus muertes prematuras y accidentales, sino por sus gloriosas vidas a pesar de la opresión ejercida por una sociedad a la que incomodaban.

En este bloque de Producción Conceptual, trataremos diez puntos que nos harán profundizar más detenidamente en los conceptos a los que sugiero acercarnos, y realizaremos un ejercicio por cada tema que veamos:

·      La simbología

·      La imaginación

·      La expresión y la destrucción

·      Los sueños

·      El entorno de origen

·      La superpoblación

·      La financiación

·      El virtuosismo

·      El pasado y la tradición

·      El carácter

Sin más preámbulo, comencemos.